Otros postres

Magdalenas de Espelta y Semillas

En un heroico intento por llevar una vida mas saludable, decidí darle una oportunidad a la bollería hecha con espelta y semillas que estaba en mi supermercado habitual…

El resultado fue decepcionante… En realidad, fue repulsivo. Las magdalenas que compré, eran insulsas, con una extraña textura húmeda que resultaba muy desagradable.

Así que me dije: Estarán malas por que los ingredientes son integrales y tienen menos grasas o es que, bueno, es un producto envasado, pensado para tener una vida mas larga y elaborado de modo industrial.

¿Sabéis cual es la conclusión? Que busquéis un ratito y las preparéis vosotros mismos . Menuda diferencia, señoras y señores!

Para prepararlas he usado harina de espelta conocida por sus propiedades nutritivas y su contenido en aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales y fibra. La espelta es una variedad antigua de trigo, podéis encontrar mas información aquí .

Ingredientes para unas 20 magdalenas grandes

  • 375 g de harina integral de espelta (encontrareis en el super o en tiendas especializadas)
  • 220 g de azúcar moreno o panela
  • 3 huevos
  • 225 ml aceite de oliva suave o de girasol
  • 250 ml de leche (del tipo que queráis avena, almendra, soja, de vaca… pero ojo, si son endulzadas, reducid un poco la cantidad de azúcar)
  • dos cucharaditas de miel
  • 4 sobres de gasificante (tipo litines del que podéis encontrar en mercadona o levadura convencional en su defecto)
  • una pizca de sal (opcional)
  • La ralladura de medio limón
  • Semillas al gusto (yo he usado una mezcla con lino, semilla de amapola, sésamo y pipas de calabaza.

La elaboración es igual que la de unas magdalenas convencionales. La única variación que he añadido es que he tamizado la harina.

Así pues, tamizamos la harina y le añadimos el gasificante y la sal.

Batimos los huevos y el azúcar hasta que la mezcla quede de un color mas claro y quede espumosa. Le agregamos la leche, el aceite y la ralladura de limón.

Incorporamos la mezcla de harina y gasificante y batimos bien. Acabamos echándole semillas al gusto,

Dejamos la pasta resultante una hora en la nevera. Para conseguir copete es importante que la masa entre fría al horno y choque con una temperatura bastante elevada.

Precalentamos en horno a 220º y preparamos la bandeja con las capsulas para magdalenas que rellenaremos hasta la mitad mas o menos.

Las horneamos cinco minutos a 220º y luego la bajamos a 200º y las dejamos 10-13 minutos mas.

Y aquí las tenemos…

Como comprobareis vosotros mismos, están tiernas y tienen un sabor estupendo ayudado por el toquecito de limón.

Mucho mas saludables e infinitamente mas buenas que las envasadas… y las hemos preparado en un suspiro.

Magdalenas de espelta y semillas
Ya tenemos los desayunos y meriendas solucionados!!

Espero que os gusten tanto como a mí…

Deja un comentario