Galletas

Galletas de Cristal

Aunque solo hace un par de días que ha empezado la verdadera cuenta atrás para navidad, en la mayoría de centros comerciales hace semanas que están decorados y con los escaparates navideños preparados.

Me parece de cansinos empezar taaaan pronto, pero a mí me encanta la Navidad y toda la parafernalia que la acompaña y si además el clima  ayuda con días fríos y grises, me entra el fervor “horneador”, y este año, voy a dar el salto a la galleta decorada.

Si, amigos y vecinos, ahora que ya le voy pillando el truco al fondant, voy a liarme la manta a la cabeza y estoy decidida a cubrir galletas con glasa, pintarlas y ponerles lacitos.

Ya puedo deciros ahora que tal empresa no es moco de pavo, pero poco a poco, conseguiremos resultados dignos.

De momento hoy os dejaré la receta para hacer galletas de cristal. Esta misma receta nos puede servir perfectamente como base para futuros trabajos, pues admite ser cubierta de glasa, sin problemas.

En cualquier caso, y aunque yo si las he decorado, dejaré este punto para mas adelante cuando tenga mas soltura con el tema y pueda aconsejaros de primera mano.

La receta que vamos a usar es de Con algodón y azúcar, maravillosa página donde encontrareis infinidad de trucos y los preciosos diseños de su autora.

Ingredientes

  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo tamaño L
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta (yo he usado esencia con buen resultado)
  • 480 gr de harina (harina común, nada de harinas de fuerza o con levadura)
  • 20 gr de harina para el amasado
  • Caramelos duros de colores

También necesitaremos

  • Rodillo (a poder ser con anillos para el grosor o dos varillas del mismo espesor)
  • Dos cortadores con el mismo diseño, uno mas grande que el otro
  • Papel de horno

Si usáis el procesador, ponerle el accesorio de pala, si lo hacéis a mano mezclar sin batir, para que no coja aire.

Empezamos batiendo el azúcar y la mantequilla a velocidad baja durante un minuto mas o menos, añadimos el huevo y la vainilla y lo batimos durante un minuto mas, si es necesario (que lo será) despegamos la pasta pegada en la pala y el fondo del bol. Continuamos batiendo subiendo un poco la velocidad durante otro minuto.

Añadimos la harina, y podemos batirlo hasta que quede pegado en la pala. Después lo amasamos con las manos.  Yo dejé de batir cuando quedo bien mezclado, y lo acabe a mano antes del punto que indica la receta. También funcionó.

Para amasa,r usamos un poquito de la harina reservada a tal efecto, si se nos pega a las manos vamos añadiendo, pero intentando no excedernos.

Veremos que la masa esta lista cuando no se desgrane y quede elástica, una vez en este punto hacemos una bola y dejamos que repose durante 15 minutos, para que pierda humedad.

masa

Una vez pasado el tiempo de reposo, cortáis la bola en dos o cuatro porciones, y las estiráis con el rodillo poniendo las porciones entre papel de horno, tomando cuidado de que no queden arrugas.

Aquí hago un inciso. Si como yo sois novatos en esto de las galletas, no tendréis el admirado y adorado (y deseado por mi desde ya) rodillo Joseph. Podéis usar en substitución dos varillas de madera de igual grosor, o un rodillo de fondant que tenga los aros para graduar el grosor. La idea es que todas las galletas se consigan con un grosor igual, en este caso de unos 6 mm.

Para que conste en acta, yo no use nada de eso, y obviamente, quedaron irregulares.

Bien dicho esto y estirada la masa, la ponemos en una bandeja, entre dos papeles de horno y las reservamos al menos dos horas, pero podéis dejarlas mas tiempo sin problema, mas bien al contrario pues por lo que parece, en esto de las galletas, el frío es nuestro amigo.

Una vez enfriada la masa, la cortamos usando dos cortadores de forma igual pero uno mas grande que otro. Cortamos la galleta con el grande y le hacemos un agujero en el centro usando el mas pequeño, podéis aprovechar ese trozo para hacer galletitas.  Las pasamos a una bandeja para horno con una espatula (cuando seamos expertos en esto, tendremos bandejas especiales para galletas, o tapetes de silicona Silpain, ideales para que no nos salgan burbujas en la masa).

Antes de meterlas en el horno, las volvemos a enfriar 15 minutos en la nevera.

Mientras tanto, trituramos caramelos de distintos colores y los distribuimos en el orificio central de la galleta, no pongáis mucha cantidad, pues el caramelo hierve y se podría desbordar y arruinar la galleta.

Con el horno precalentado a 180º cocinamos las galletas ajustando el tiempo al tamaño de la galleta, entre 8 y 15 minutos, controlando en todo momento. Las galletas están listas cuando queda el borde dorado, ojo a no excederse en poco rato se pasa de galleta casi perfecta a galleta carbonizada.

Una vez listas, las dejamos enfriar en una rejilla. Si queremos decorarlas, deberemos esperar al menos unas 24 horas.

He de decir que a parte del problemilla del grosor, siguiendo las instrucciones de la receta, las galletas quedaron perfectamente lisas, sin ninguna burbuja.

vidre

Iros preparando para un mes prácticamente monográfico sobre galletas.

Venga, voy a por el rodillo Joseph, los tapetes, las boquillas, los biberones, y toda la artillería galletera y os sigo contando.

 

Deja un comentario