Galletas

Galletas de azúcar moreno y café

Esta receta intenta emular un dulce, parecido a una galleta, del cual desconozco el nombre y del que por tanto, tampoco tengo ninguna receta.

 

Pero no voy a dejar que esto me frene a la hora de conseguir algo que se parezca a esas galletas blandas y grandotas que compraba en la panadería y que en casa llamábamos “panet negre”.

En mi recuerdo quedo un sabor meloso y bastante intenso, ligeramente especiado y en base a eso he improvisado mi propia receta (algo que últimamente hago mucho).

El resultado final, en cuanto a sabor, a resultado bastante certero, pero la consistencia un poco mas crujiente de la que yo recuerdo que era algo a medias entre un bollo y una galleta. En cualquier caso, puedo dar fe de que están buenísimas y su elaboración no es nada complicada.

 

Ingredientes:

 

  • 2 huevos
  • 300 gr de harina común
  • 250 gr de azúcar moreno
  • 250 gr de mantequilla
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 pizca de sal
  • Dos cucharadas de café soluble disueltas en un poco de leche
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 2 cucharadas de miel

 

Empezamos precalentando el horno a 180º .

 

Batimos los huevos con el azúcar a mano o con batidora eléctrica, solo para integrar los ingredientes no hace falta batir mucho. Le añadiremos la miel y el café disuelto. Si lo hemos calentado par que se deshaga bien, esperaremos a que temple antes de agregarlo a la mezcla.

Por otro lado, preparamos la harina mezclada con la levadura, la canela y la sal. Añadimos los ingredientes secos a los húmedos y lo mezclamos hasta que quede bien integrado. Finalmente, pondremos la mantequilla cortada a dados y amasaremos a mano o con el procesador. A mi me gusta mas trabajar a mano la masa de galletas, pero conseguiréis buenos resultados con ambos métodos.

Tened en cuenta que sale una masa bastante pegajosa, es posible que necesitemos algo de harina extra para trabajar bien.

Una vez tengamos nuestra bola hecha, cogeremos porciones grandes y haremos una pelotita que luego aplastaremos con la palma de la mano hasta que queden de un grosor de unos 8 mm o mas y del diámetro parecido al de una tortita mas que al de una galleta. Las iremos pasando a una bandeja cubierta con papel de horno.

Las hornearemos entre 12 y 15 minutos según lo tostadas que no gusten, pero recordad que para que queden blandas por dentro no pueden cocinarse demasiado.

Espero que os guste el invento… No os quepa duda de que continuare indagando hasta conseguir que sean tan parecidas a las originales como sea posible. Editaré la entrada, si consigo mejoras.

Ahora, a disfrutarlas…

 

 

 

Deja un comentario