Cupcakes

Cupcakes de Limón

Tenía mono ya de hacer unos cupcakes!!

DSC_0252 (2)

Y como me ha dado la vena de científica loca, he experimentado con un frosting de nata y queso, para probar alguna variación. El resultado ha sido suave y refrescante, si bien el tema de la decoración se ha resentido un poco, pues pese a que he estabilizado la nata, sigue sin tener la consistencia del buttercream.

Así que para darle un poco de alegría y color he usado sprinkles de colores y unas margaritas hechas con Candy Melts…en un molde de fondant…

La verdad, es que con tanto experimento, es un milagro que todo haya salido bien!!

Es una gran ayuda contar con la receta de un bizcocho  como este, para tener la garantía que saldrán unos bonitos cupcakes al punto de tiernos y jugosos, y también muy planos. La conseguí en la maravillosa página de Glorious Treats.  

El enlace es para su receta para cupcakes (Perfectos!!) base de vainilla, al que yo en este caso he añadido pasta de limón de Chef Delice, pero que también podéis hacer con ralladura de limón.

Ingredientes para el bizcocho

  • 150 g de harina
  • 1  cucharadita y cuarto de levadura
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 100 ml aceite vegetal
  • 125 ml Buttermilk (medio vaso de leche con una cucharadita de vinagre. Dejar reposar 20 min)
  • 1 cucharada o dos de pasta de limón (o ralladura al gusto)

Pre calentar el horno a 175ª

Preparamos el molde para cupcakes poniendo las capsulas de papel.

En un recipiente de tamaño mediano ponemos la harina, la levadura el bicarbonato y la sal. Lo mezclamos con una cuchara de madera o una espátula.

Si tenéis procesador, en el bol batimos por unos segundos (10-20 seg.) los huevos Añadimos el azúcar y lo batimos a velocidad media por unos treinta segundos. Agregamos la vainilla y el aceite y continuamos batiendo. Bajamos la velocidad y echamos la mitad de la mezcla de la harina y después la mitad del buttermilk. Repetimos el proceso con la otra mitad de los ingredientes. Lo batimos bien.

Si no tenéis procesador, hacéis lo mismo pero con la batidora eléctrica de mano.

Llenamos los moldes hasta dos tercios de su capacidad.

Horneamos 15-20 minutos hasta que al pinchar salga el palillo limpio.

Dejamos templar unos minutos en el molde, y los pasamos a una rejilla para enfriar

Para el frosting:

  • 225 g de queso tipo Philadelphia
  • 270 ml nata montada
  • 150 g azucar glas
  • Dos cucharaditas de pasta de limón
  • Gelatina en polvo o otro producto apto para estabilizar la nata

Montar la nata, le añadimos una cucharadita de gelatina que hidrataremos en un vaso con una cucharada de agua durante unos minutos y que calentaremos sin que llegue a hervir en el micro o en un cacito, esperaremos a que atempere para añadirla a la nata, pero que no quede fria o se cuajara y no se integrará bien, esto nos ayudará a que mantenga la forma y no se baje o quede encharcada al separarse el elemento líquido del graso.

Mezclar con la batidora eléctrica o procesador el queso, la pasta de limón y el azúcar hasta que quede todo bien integrado y cremoso. Añadirle la nata montada con cuidado que no baje.

Usamos una manga para decorar, en este caso yo he usado una boquilla redonda mediana.

Para las flores de Candy Melts:

candy1

  • Candy melts blancos
  • Colorante rosa y amarillo
  • molde fondant

Derretimos en el micro los candy melts en el micro. Los vamos calentando en fracciones cortas.

Separamos en tres partes y las teñimos de amarillo y rosa. Dejamos una tercera en blanco.

Rellenamos los huecos del centro de la margarita con amarillo y dejamos secar. Si queremos alguna que sea todo del mismo color, lo rellenamos por completo.

DSC_0241 (2)

Una vez seco el centro,lo acabamos de rellenar con rosa o blanco.

DSC_0254 (2)

Deja un comentario